La inteligencia lúdica. El eslabón perdido entre las inteligencias múltiples y la neurociencia

Los bebés están libres de prejuicios e ideas preconcebidas. Como digo siempre, son pura potencialidad. La ausencia total de inhibiciones les permite vivir cada experiencia de manera plena. Esto es lo que los lleva a ser tan encantadores cuando sonríen y tan obstinados cuando se encaprichan. Simplemente no tienen condicionantes familiares ni culturales para actuar según moral alguna y tienen un total desconocimiento de las consecuencias. Por eso son capaces de hacer realmente lo que son y de ser lo que hacen.

Sabemos gracias a los avances en neurociencias que el cerebro es un órgano sumamente plástico, que se organiza y reorganiza durante toda la vida. Sin embargo, el cerebro aprende a funcionar de ciertas maneras debido a los tipos de interacciones que tiene la persona mientras es una persona pequeña. Esto es conocido como estimulación, según el Dr. Joaquín García Carrasco. Por eso, agrega, «los primeros años de vida sientan las bases para las experiencias futuras».

Esto no significa que queramos que crezcan de golpe ni que vayamos a ver resultados en un futuro cercano.

De hecho, según la neurociencia recién a los veinticinco años se completa el proceso de desarrollo del cerebro que permite a las personas guiar su conducta basándose en la palabra hablada y en la comprensión de las consecuencias de las propias acciones, pudiendo regular por sí mismos a nivel neurológico la propia impulsividad. Por lo tanto, los adolescentes tienen aspecto de grandes, voces de grandes e impulsos de grandes… pero aún están desarrollándose y (¡si lo sabrán sus padres y madres!) necesitan todavía de muchas, muchas, muchas palabras coherentes para completar su crecimiento.


Sin embargo no estamos tan adelante aún, nuestros hijos son bebés, infantes y niños pequeños. Y son una unidad, en nada escindidos por la racionalidad. Por eso, en señal de aceptación de los hechos y con voluntad de honrar el inmenso potencial de nuestros hijos, podemos crear circunstancias que favorezcan el despliegue de su aprendizaje integral. Descubriremos entonces que los niños entrelazan los distintos componentes de esta trama interna conformando una suerte de tapiz que ofrece la imagen de su sensibilidad integral.

La percepción de los estímulos externos es posible gracias al correcto funcionamiento de los cinco sentidos, pero para el sujeto que percibe se trata de una experiencia unitiva: la percepción es un todo que integra y trasciende las partes que la componen (gusto, olfato, tacto, vista y oído). De un modo similar, la sensibilidad hace al todo que cada uno es como persona, pero puede ser desglosada en sus diversas facetas para poder lograr que se favorezca su desarrollo desde una intencionalidad educativa. En ciertos contextos se ha intentado definir esta característica humana como «inteligencias múltiples», aunque este es un concepto sobre el cual existen aún muchos disensos: desde la visión de la neurociencia no tiene gran fundamento, sin embargo desde la aplicación pedagógica resultan efectivos y con resultados evidentes en el desarrollo integral de los niños. Probablemente haga falta ahondar en la investigación de estos conceptos y su pertinencia en relación al desarrollo del ser humano para que podamos llegar a una buena síntesis que satisfaga las diversas visiones sobre el tema que actualmente se muestran enfrentadas.

Para que podamos beneficiarnos de los aportes de ambos paradigmas, llamaremos sensibilidades múltiples a las diversas capacidades que constituyen el potencial humano. Entre los aspectos más universales podemos observar las sensibilidades:

  • corporal/motriz
  • lógica
  • comunicacional/lingüística
  • artística
  • emocional
  • social
  • espiritual

Para muchos, el cerebro no es el único aspecto a ser tenido en cuenta en la educación y el desarrollo del ser humano, como pareciera señalar por momentos una comprensión superficial de los aportes de la neurociencia. Podemos visualizar y valorar otras dimensiones que nos constituyen en nuestra auténtica humanidad y que exceden los ámbitos que la ciencia ha podido descifrar, por la sencilla razón de que están más allá de la palabra. Cuando deseemos alentar el despliegue de la sensibilidad en la infancia, recordemos que estas categorías responden más a una necesidad de orden para nosotros como adultos y no a una auténtica necesidad de juego de los bebés y niños pequeños. Cuando un bebé va a la plaza y se sienta en la arena disfrutando de la sensación que esto genera en sus manos, no solo está desarrollando su motricidad y el mapeo sensorial. Está también investigando las características físicas del mundo en el que crece y además –en simultáneo– está apreciando la estética del movimiento de la arena en relación a su propio cuerpo y al de los demás, está estableciendo un diálogo con el mundo que lo rodea, percibiendo cómo sus emociones se acomodan a las circunstancias del entorno. De pronto levanta la cara, nos busca con sorpresa y eleva un dedo señalando el cielo. Un pajarito canta sobre la rama de un árbol cercano y se oye una bocina a lo lejos, un camión que da vuelta la esquina o el llamado de un niño. Su cara refleja plenitud al experimentar la unicidad de la vida.

En esta escena mínima, que no lleva más que un minuto en el guión de nuestras vidas compartidas, nuestro pequeño puso en juego toda su sensibilidad. Saber apreciar la experiencia unitiva que propicia el juego libre es un don que todos los padres tenemos el derecho a disfrutar. Propongo que la inteligencia lúdica es el magneto neurológico que convoca de forma masiva el aprendizaje de todas y cada una de las sensibilidades tanto en niños como en adultos. De aquí, de forma natural, se abre ante nuestra experiencia la máxima brillantez que somos capaces de alcanzar.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s